Consejos de diseño gráfico para principiantes

El diseño en su conjunto (ya sea gráfico, digital, UX/UI, etc.) no es algo en lo que se nace siendo bueno. Y, sorprendentemente, tampoco es algo que se pueda enseñar fácilmente de una persona a otra. El diseño acaba siendo un proceso, un flujo de trabajo que te enseñas a lo largo de tu vida como diseñador. La forma en la que acabas transportando tu proyecto del punto A al punto B será muy diferente a la que pueda estar acostumbrado tu compañero de escritorio. 

Pero, para diseñar hay que empezar por alguna parte, ¿no? ¡Y qué mejor lugar para empezar qué convirtiéndote en un gran “ladrón”!

A ver, no vamos a robar nada ni a asaltar a nadie. El caso es que, a menos que no hayas tocado un lápiz y papel en tu vida, lo más probable es que hayas "copiado" algo que has visto e intentado replicarlo de todas las formas posibles. 

Para llegar a un punto en el que realmente puedas decir que tienes tu propio estilo, tendrás que explorar la mayoría, si no todos, los estilos que existen. Para mí, eso fue lo que hizo que mereciera la pena ir a la universidad: el reto de probar diferentes estilos hasta encontrar uno con el que me sintiera cómodo y ampliar poco a poco desde allí. Pero, para ser sincero, no hace falta estar en la universidad para aprender a “robar". Sólo necesitas tus ojos, cualquier software creativo que tengas a mano, un montón de ideas creativas en tu cabeza y ¡paciencia!

Antes de sumergirnos en el párrafo de software creativo, hagamos un ejercicio de reflexión. Imagina que quieres crear la mayor ilustración de vectores que el mundo haya visto jamás, un póster que revolucione y conmueva a todas las masas. Piensas en qué colores vas a utilizar, las formas, los bordes, las fotos y la tipografía, y, justo cuando estás a punto de poner en marcha tu idea, te quedas sentado preguntándote cómo conseguir el aspecto deseado, perdiendo tu precioso tiempo, atascado decidiendo si necesitas usar Illustrator o Photoshop, o quizás una aplicación completamente diferente. No hay ningún software que te haga mejor en nada, pero aprender las técnicas de dicho software sin duda te permitirá transferir toda tu idea al canvas digital de forma más rápida y óptima. 

Trata de aprenderte los atajos de teclado más utilizados, entérate de las nuevas funciones, mira TikToks y Reels de gente haciendo diseños impensables en un par de minutos (específicamente los nuestros: @hipo_pink). Una vez que domines las técnicas y la mecánica, diseñar será sólo cuestión de pensamiento e imaginación.

Ahora sí, hablemos de software creativos. Nunca habrá una herramienta que lo tenga todo para el trabajo. Hay software con propósitos generales o aplicaciones hermanas, y hay software especializados. Una vez que te adentres en el diseño, verás cuántas aplicaciones pueblan nuestro maravilloso y estresante paisaje. Si tienes los medios para conseguirlo, Adobe Creative Cloud será un magnífico punto de partida si quieres la suite más completa donde (casi) todo hace click y se conecta. Hay alternativas como Affinity Suite (de pago único), Figma (para los diseñadores que se inician en la web) y muchas otras. 

Una vez que elijas y empieces a diseñar alrededor de tus maravillosas piezas, puedes empezar a meterte en el flujo de las cosas, saltando de software vectorial a raster y luego a gráficos en movimiento. Es literalmente un potencial ilimitado.

Sin embargo, potencial no significa que vayas a pasarte horas y horas diseñando y tratando de pulir hasta el último detalle. Siempre hay tiempo y espacio para proyectos pasionales, en los que el tiempo pasa a un segundo plano. Pero cuando el tiempo es lo más importante y el cliente necesita el proyecto para ayer (casi siempre es así), hay que aprender a parar. El cliente rara vez sabe lo que quiere, y tu trabajo es resolver su problema y guiarle hacia algo que le guste. Por lo tanto, tu tiempo está mejor empleado diseñando, recibiendo feedback y haciendo los cambios necesarios, que diseñando a secas y obsesionándote con los detalles para luego recibir un feedback que te llevará más tiempo aplicar y ¡te hará perder tu merecido tiempo libre!

Espero no haberte aburrido hasta este punto, ¡porque ahora es cuando la cosa se pone súper interesante! Aparte de aprender a “robar”, ser rápido y mejorar tu técnica con la mejor herramienta que hayas encontrado, tendrás que aprender a mentir (¡controversial, lo sé!). Bromas aparte, tendrás que decir que puedes hacer algo que claramente no puedes. Tendrás que aprender a desafiarte a ti mismo y a escapar de cualquier caja en la que te hayas encerrado. Si no puedes editar vídeos, siempre hay tiempo para intentarlo. Si no puedes desarrollar sitios web, te prometo que encontrarás tutoriales de WordPress sobre todo el proceso. En diseño, no hay nada que no puedas aprender a hacer, sólo necesitas las herramientas adecuadas, tutoriales y fuerza de voluntad (y también un poco de paciencia).

Diseña.

Evoluciona.