¿Por qué InDesign es la herramienta perfecta para el diseño editorial?

La primera vez que tuve un proyecto editorial en mis manos fue en mi tercer semestre de universidad. En una de mis clases, el proyecto final era realizar una revista con todos nuestros proyectos a lo largo del semestre para tener un portafolio impreso de la clase. El pequeño gran problema fue que, en mi segundo año, yo nunca había utilizado InDesign y realmente le tenía cierto miedo a utilizar el programa, por lo que terminé haciendo todo el proyecto en Ilustrador. En ese proyecto aprendí tres cosas:

1. A veces es mejor pasar dos horas viendo un tutorial en YouTube sobre el manejo de un software, porque te puede ahorrar mucho tiempo y problemas luego.

2. Una laptop tiene límites y el de mi laptop en ese entonces fue hacer una revista en Ilustrador.

3. El diseño editorial es un mundo lleno de diversión, aún cuando lo haces de la manera más rustica posible.

La verdad no me arrepiento de haberlo hecho así porque me llevé grandes aprendizajes, pero son cosas que a veces se preferiría no aprenderlas en semana de exámenes y proyectos finales.

Con esto en mente, déjenme compartirles 5 razones por las cuales elegir InDesign al trabajar con proyectos de diseño editorial.

1. No es complicado de usar.

Sería super útil empezar quitando esto de nuestras mentes.

Cuando uno es nuevo en el uso de softwares de diseño de la familia de Adobe, todos los programas parecen complicados, lo sé, también estuve ahí. Y sí, puede que el iniciar con Ilustrador y Photoshop sea atemorizante, y por ende el pasar a sus hermanos InDesign, Premiere Pro o, más aún, After Effects, sea aterrador. Pero realmente es practica y experimentación.

Como dije al inicio, me hubiera gustado ver el tutorial de InDesign Basics en YouTube para poder hacer mi proyecto, y así no pasar por los dolores de cabeza que me trajo diseñar una revista en un software que no está hecho para eso.

Algunos de estos dolores de cabeza fueron: que casi no se logra exportar todo el documento en un formato para que la imprenta me pudiera ayudar con la impresión; el cierre imprevisto del programa más de dos veces, que me recordaron la importancia de guardar cada avance que se hace; y que mi Ilustrador colapsara cada 5 minutos al tener tantos formatos e información en un solo archivo. 

Lo que me lleva a los siguientes puntos.

2. InDesign está hecho para manejar grandes cantidades de texto.

Si bien Ilustrador es una fantástica herramienta para hacer diseños con fotos o algo de texto, realmente su fuerte y lo que lo hace brillar es el trabajar con formas vectorizadas. Nuestra estrella en edición de fotografía siempre será Photoshop, e InDesign es la estrella por excelencia al trabajar con texto, sin importar que sea mucho o incluso un texto corto para una tarjeta de invitación. InDesign es un software pensado y creado para la edición de texto.

Las actualizaciones de InDesign van alrededor de facilitar al usuario la edición del texto con el que se está trabajando. Desde tener opciones para pasar automáticamente un documento de texto, como Word o Docs de varías páginas, al programa en páginas y/o spreads listos para ser editadas, organizadas y embellecidas.

También tenemos otras ventajas como el manejo de cada cuadro de texto de forma rápida y editable. Poder crear estilos de texto y párrafo. Aplicar enlaces para archivos interactivos y crear páginas maestras que ayudan a editar otras páginas parecidas ya creadas, sin tener que repetir ese mismo trabajo varias veces; algo que además también agiliza y optimiza el uso de nuestro tiempo como diseñadores.

3. Es compatible con varios formatos.

En este punto no solo me refiero a los varios formatos en los que podemos exportar nuestro documento ya terminado, que, aunque es una maravilla, no es algo único del programa; lo realmente único de trabajar en InDesign, y a lo que me refiero a compatible con varios formatos, es cómo se pueden enlazar imágenes, formas y documentos dentro de un archivo sin ralentizarlo o causar que este se cuelgue.

Es decir, estoy diagramando mi revista y voy a incluir varias fotos en mi artículo, pero algunas de estas fotos no están editadas o, si lo están, puede que tengan ediciones posteriores. Realmente podría ser algo frustrante estar pensando en esos cambios, pero InDesign es un software que resuelve. Si optaste por enlazar la imagen en .jpg o .png el listado rápido de links te ayuda a encontrar y actualizar ese enlace de forma eficiente. Si enlazaste la imagen en .psd, o un documento en .ai, InDesign mantiene un constante estado de los links avisándote si alguno ha sido modificado o no encontrado, además de que automatiza la actualización de ese mismo archivo dentro del proyecto.

Lo mejor de trabajar de esta forma es que el programa no se ralentiza o traba. InDesign tiene varias formas de previsualizar el proyecto y una de estas es el overprint preview o, en español, previsualizar sobreimpresión, que, mientras esté apagada, baja la calidad de visualización de imágenes, permitiendo que la memoria de tu computadora no se esté trabando en ello constantemente, sino que tenga espacio suficiente para una vista previa general y optimizada; mientras que al estar prendida la opción, se pueden ver con mejor detalle las imágenes y texto a como se podría ver ya impreso.

4. Optimiza tu tiempo maquetando

Como mencioné brevemente en el punto dos, la creación de páginas maestras en InDesign es una de las varias opciones que te ayuda a optimizar mucho tiempo.

El maquetar realmente podría ser la tarea más compleja al momento de crear un proyecto editorial. El formato de texto, el tamaño para los párrafos, las columnas, los márgenes, el espacio entre texto, si hay o no una imagen, etc. Cada detalle se toma en cuenta y sería muy complicado tener que repetir esta acción varias veces ¿Imaginas tener un libro de 15 capítulos y tener que diseñar el inicio del capítulo 15 veces? ¿Y si hubiera una modificación y el capítulo que empezaba en la página derecha ahora inicia en una página izquierda? ¿Si te olvidas de un detalle entre el inicio del texto de un capítulo?

El crear páginas maestras es como tener una plantilla que te va a ayudar a agilizar tu trabajo; y no solo las páginas maestras, también los estilos de fuente y párrafo, el incluir tablas de contenido e índices, incluso dividir por secciones el propio documento. Todo esto para trabajar de forma eficaz y centrarte en la ejecución del diseño.

Realmente en lo que uno se puede demorar más, es alistando toda la maquetación del libro. Una vez creadas todas las páginas maestras que se van a utilizar, configurando los estilos de texto, párrafo, e incluso los formatos de cuadros para imágenes, el aplicarlo al texto es lo más simple; se trata de solo poner atención al detalle y corregir una que otra posible viuda o separación de texto.

5. Todas las imprentas y editoriales lo usan.

Y si, finalmente, ninguno de los anteriores puntos te convence sobre por qué es mejor trabajar con InDesign, recuerda que si es un archivo para impresión, lo mejor es trabajar en un formato que la imprenta te acepte. No es lo mismo entregar o enviar un archivo empaquetado para impresión de InDesign que un PDF.

En mi anécdota de tercer semestre, recuerdo que cuando por fin terminé mi proyecto lo exporté todo en PDF para impresión. Pero hay un pequeño detalle y es que una cosa es imprimir una hoja suelta y otra muy distinta un libro, catálogo o revista, que se imprimen en spreads

En diseño editorial, un "spread" se refiere a la apertura de dos páginas contiguas en una revista, libro u otro medio impreso o digital. Estas páginas suelen estar diseñadas para complementarse visualmente, creando una unidad estética y permitiendo la continuidad de la lectura o la visualización de contenido. 

Generalmente, los más complejos son los tirajes largos, como los libros en donde las páginas deben coincidir con un múltiplo de 4 para que la impresión no se desface y las hojas salgan en orden. Este proceso por lo general lo diseñadores no tenemos que vivir, pero la imprenta sí. Son ellos los que con ese empaquetado de InDesign organizan con la misma ayuda del programa el proyecto, para que la impresión salga bien y no tengamos mayor problema.

Te invito a que le des una oportunidad a InDesign y experimentes en el programa. Recuerda que hay un sinfín de tutoriales tanto en video como escritos resolviendo dudas específicas, desde cómo programar una acción concreta dentro del programa hasta cómo exportar tu archivo para llevarlo a la imprenta. 

Una de las mejores formas de aprender sobre estos programas es buscando. Mi maestro de diseño editorial siempre nos repetía “El mejor libro de ayuda dentro de InDesign es la sección del menú > ayuda”

Y recuerda, si deseas ampliar tus conocimientos sobre el mundo del diseño, puedes visitar nuestra página web y descubrir más acerca de nuestro trabajo como agencia creativa.

Diseña.

Evoluciona.